Unas buenas prácticas en la gestión de aplicaciones pueden suponer un ahorro de hasta el 37% en TI e impulsar las inversiones en proyectos digitales

| News alert
Capgemini, uno de los principales proveedores de servicios de consultoría, tecnología y outsourcing ha lanzado el estudio de investigación “Best Practices for Mastering IT performance” que pone de manifiesto que las mejores prácticas aportan significativos beneficios para la reducción de costes en las áreas de Gestión de la Demanda (15%), Gestión del Portfolio de Aplicaciones (4%) y Modelos Operativos para la entrega de TI (18%). En este informe, que se ha llevado a cabo a lo largo de cinco años, Capgemini analizó 67.000 aplicaciones de más de un centenar de carteras de compañías multinacionales de 13 sectores de actividad, que dieron como resultado un millón de puntos de información derivada. Estos datos fueron analizados usando avanzadas analíticas y técnicas de big data para identificar la segmentación, las correlaciones de datos, las mejores prácticas y los factores clave que hay detrás de las compañías más avanzadas.

Esta investigación implicó el uso de un modelo[1] de madurez de TI, que evaluó a las compañías en lo referente logros de rentabilidad y a la cantidad de valor que TI aporta a la empresa en general. Hemos considerado aquellas empresas que han tenido éxito en ambos frentes hasta convertirse en las best in class.  Se han identificado tres áreas clave como los parámetros principales para lograr este estatus:

  • Gestión de la Demanda – Es el área más crucial ya que es esta actividad la que define qué aplicaciones encajan dentro del portfolio.
  • Gestión del Portfolio de Aplicaciones – Esta área mide los pasos que dan las empresas para gestionar su portfolio de aplicaciones de forma activa y efectiva.  
  • Modelo Operativo – Esta es la estructura organizativa que se pone en marcha para gestionar las actividades relacionadas con la cartera de aplicaciones. Las empresas best-in-class se diferencian del resto en aspectos del modelo operativo como con el uso de los recursos offshore, la distribución geográfica del delivery o la adopción SMAC[2] y agility.

Las principales conclusiones del informe son:

  • La adopción de las mejores prácticas en la calidad de la demanda podrían ahorrar hasta un 5% de los costes de ejecución globales de la compañía y la calidad en las soluciones podría reducirlos hasta en un 10%.
  • El 76% de las compañías best-in-class se benefician de la buena calidad de la demanda en comparación con el 50% para el resto de empresas. El 80% de las aplicaciones críticas de las compañías best-in-class se benefician de la calidad de la demanda, mientras que para el resto de empresas supone solo el 48%. Esto significa que en estas compañías, las aplicaciones críticas son más adecuadas para las necesidades de su negocio, más fáciles y más rentables de ejecutar y mantener.  
  • El beneficio principal en el área de la gestión de la cartera de aplicaciones se refiere a la mitigación de riesgos y tiene un ahorro promedio del 4% en el coste total de la propiedad y en la gestión de la larga lista de pequeñas aplicaciones.  
  • El modelo operativo combina todas las palancas relativas a la organización del equipo de TI. Dentro de las compañías best-in-class la industrialización es un elemento central en donde los ahorros esperados de las mejores prácticas son un 18% en promedio.

Joao Almeida, Vicepresidente de Capgemini, ha asegurado: “En el complejo entorno actual, TI se está convirtiendo en un factor clave para impulsar la transformación digital de las empresas en todos los sectores. El informe analiza los retos a los que se enfrentan los CIOs con respecto a la gestión de los sistemas heredados, logrando innovación y ahorro de costes y demuestra los beneficios de un modelo industrializado sólido para fomentar la adopción de tecnologías innovadoras y generar un valor de negocio significativo para las compañías".

Basándose en estas conclusiones, Capgemini ha sido capaz de desarrollar un rápido criterio de evaluación basado en hechos y una herramienta que permita a las organizaciones TI de referencia  ayudarse a sí mismos y crear un plan de transformación pragmático para abordar sus desafíos. Nuestra solución, llamada Aplicación Economic Application Portfolio Management (eAPM), combina nuestra experiencia y una solución basada en la nube para el análisis avanzado del portfolio de aplicaciones a través de un entorno gráfico avanzado que permite un análisis rápido e intuitivo de la información. Dicho análisis va enfocado al despliegue de una estrategia en la racionalización de aplicaciones y el modelo operativo para el mantenimiento y proyectos, así modelo de IT sourcing adecuado, todo ello enfocado a la búsqueda y cuantificación de ahorros en el área de IT.

 

 

Metodología

Después de cinco años de profunda investigación sobre el rendimiento de las TI, Capgemini ha desarrollado una base única de conocimiento que refleja la forma en la que los equipos de TI gestionan su cartera de aplicaciones. Contiene más de un millón de puntos de información, extraídos de más de un centenar de carteras de todos los sectores de actividad. Estos datos reúnen hechos objetivos derivados de la experiencia de delivery de Capgemini con sus clientes. Esta rica fuente de información ha sido obtenida a través del uso de análisis y técnicas de gestión de big data para identificar la segmentación, las correlaciones de datos, y las mejores prácticas. Los datos recogidos proceden de diversos sectores de actividad especialmente de Industria, Automoción, Aeroespacial, Utilities y Telecomunicaciones.

Encontrarás un resumen del informe y la infografía en: https://www.capgemini.com/resources/best-practices-for-mastering-it-performance.

 

Acerca de Capgemini

Con 180.000 empleados presentes en más de 40 países, Capgemini es uno de los principales líderes en servicios de consultoría, tecnología y outsourcing del mundo. El Grupo Capgemini alcanzó unos ingresos globales de 10.573 millones de euros en 2014. Capgemini, en colaboración con sus clientes, crea y proporciona las soluciones tecnológicas, digitales y de negocio que mejor se ajustan a sus necesidades y que les permiten alcanzar innovación y competitividad. Siendo una organización profundamente multicultural, Capgemini ha desarrollado su propia forma de trabajar, la Collaborative Business ExperienceTM, basada en su modelo de producción Rightshore®

Para más información:  www.mx.capgemini.com